El empleo y la inclusión de los jóvenes en tiempos de cirisis

Este artículo ha sido redactado por Ana Díaz, Responsable del LIIS de NSF y participante en la Conferencia.

El pasado 26 y 27 de abril la
Fundación Novia Salcedo fue invitada, por la Presidencia del Consejo de la
Unión Europea, a presentar en Horsens (Dinamarca) su experiencia en el ámbito
del empleo juvenil. La conferencia de Expertos Europeos llevaba por título
“Youth: Employment and Inclusion in times of crisis”.

Se debatió sobre el papel de los
Estados Miembros, agentes sociales, organizaciones, actores privados y los
propios jóvenes y se conocieron buenas prácticas por parte de algunos Estados
Miembros.

Siguiendo la iniciativa Europea
“Youth Opportunities Initiative”, la conferencia abordaba temas tales como el
acceso al mercado laboral, la inclusión social y el desarrollo y actualización de
competencias en tiempos de crisis.

El Acceso al Mercado Laboral

El descenso de los trabajos
permanentes durante la crisis ha afectado duramente y de forma desproporcional
a los jóvenes. Actualmente, dentro de la UE-27 los ratios de desempleo juvenil
han alcanzado la cifra del 21,6% y esto supone el doble que en la década pasada
para la UE-27. Significa que uno de cada cinco jóvenes en el mercado laboral no encuentra un empleo. Incluso en algunos Estados Miembros, como en España,
casi 1 de cada 2 jóvenes tiene este problema.

Los ratios de desempleo
significativamente tan altos reflejan las dificultades a las que se enfrentan
los jóvenes cuando quieren poner un pie de forma adecuada y permanente en el
mercado laboral. A corto plazo, esto conlleva al riesgo de que la población más
joven esté sobrerepresentada en los empleos temporales y excluidos de
desarrollar sus competencias a través de empleos permanentes. Las consecuencias
a largo plazo son un gran desajuste entre la oferta y la demanda laborales, que
tendrá graves consecuencias cuando los retos demográficos aumenten la demanda
de empleados con competencias y experiencia laboral.

Estas condiciones de desventaja
de los jóvenes europeos en el empleo demanda un esfuerzo especial. Es necesario
que los Estados Miembros aborden retos estructurales junto a esos esfuerzos que
ayuden a los jóvenes a acceder al mercado laboral y a puestos permanentes.  La formación en el puesto de trabajo
(on-the-job-training) es una aspecto importante del desarrollo de competencias
y de la permanencia dentro del mercado laboral. No obstante, la solución al
problema recae no sólo en las reformas estructurales, sino también en promover
la movilidad del mercado laboral para los jóvenes. Tanto los jóvenes europeos
como la sociedad en general se beneficiarán de la inversión en los jóvenes,
puesto que con ello se está contribuyendo a la sostenibilidad del futuro
Europeo.

Desarrollo y mantenimiento actualizado de las competencias

Desde ahora hasta el año 2020
habrá 73 millones de puestos de trabajo disponibles debido al proceso de
jubilación de la generación del baby-boom. Estos puestos deberán ocuparse con personas
procedentes de una nueva generación más cualificada. No obstante, el desarrollo
actual nos conduce a un desajuste del mercado laboral cuyas causas radican en
la falta de experiencia y de formación.

Los jóvenes necesitan integrarse
en el mercado laboral. Tanto los actores sociales como privados juegan un papel
esencial en la ayuda que pueden prestar a las personas jóvenes para que consigan poner
un pie de forma permanente en el mercado laboral. Un elemento decisivo en este
proceso es abordar los desequilibrios entre la oferta y la demanda de
competencias, que responde tanto al interés de los jóvenes que buscan empleo,
como al de los que ofrecen el empleo. Las competencias de los
jóvenes cualificados necesitan ajustarse mejor a la demanda existente, y los
trabajadores no cualificados necesitan apoyo para encontrar el camino hacia su
empleo, tanto a través de los sistemas de educación profesional como
de otras medidas de parecida naturaleza.

Inclusión Social

El ratio actual de desempleo
juvenil en Europa, altamente desproporcionado, afronta el gran reto de la
inclusión social.  Los jóvenes que no
están ni empleados ni en los sistemas educativos o formativos (en inglés NEET
generation) sufren un riesgo muy alto de marginación y exclusión del mercado
laboral.

Por otro lado, los jóvenes
europeos más vulnerables, es decir aquéllos con mayores dificultades de entrar
en el mercado laboral a través de los medios convencionales, tienen ante sí un
reto mayor en los tiempos de crisis, puesto que el empleo no es sólo una
cuestión de educación y de competencias. Estos jóvenes con diversas desventajas
sociales, físicas o con discapacidad mental, requieren de un mayor apoyo para
entrar en el mundo del empleo y evitar la exclusión social.

Es un elemento instrumental  para una sociedad inclusiva asegurar mejores
condiciones para las personas en situación de vulnerabilidad. El desempleo
constituye una situación vulnerable y es por ello esencial combatir la
marginación y las condiciones indignas de vida en tiempos de crisis. Es por
ello que debemos contar con todas las manos posibles que estén disponibles,
tanto como parte de nuestra responsabilidad social como desde un punto de vista
económico. En este contexto surge la necesidad de un esfuerzo centrado en prevenir
los altos ratios de abandono del mundo educativo y laboral que existen. Estos
esfuerzos deben facilitar unas condiciones adecuadas para mantener la igualdad
de oportunidades para los jóvenes en los sistemas educativos y en el mercado
laboral.

Traducción libre de NSF sobre el documento resúmen
elaborado por la Presidencia Danesa. Documento original en inglés: http://eu2012.dk/en/NewsList/April/Week-15/Employment-and-Inclusion

No se admiten más comentarios