• Blog Construyendo Capital Humano

    Blog Construyendo Capital Humano

Jóvenes españoles en paro: pobres y también “enfermos”

El prestigioso diario británico Financial Times (FT) publica estos días un artículo en el que realiza un análisis demoledor sobre la situación de los jóvenes demandantes de empleo en España. En su denuncia, FT critica con mucha dureza la precariedad de la juventud española, llegando a señalar que la crisis “ha devastado” a nivel personal a miles de jóvenes españoles. 
“The fear and despair of Spain’s young jobseekers” o El miedo y la desesperación de los jóvenes españoles que buscan trabajo, relata diversas historias de gente joven que reflejan la situación de toda una generación que ha perdido la seguridad porque pierde la capacidad de controlar su vida. “Los jóvenes que encuentran trabajo en España suelen hacerlo en condiciones precarias, con contratos breves y rara vez alcanzando el salario mínimo” o “Los psicólogos españoles llevan años advirtiendo de que la generación que ha sufrido la crisis se está volviendo una generación enferma” son algunas de las duras sentencias que publica el diario. 
     
Financial Times, realizando una comparativa con los países del entorno, propone que las quejas de los “milenials” británicos o estadounidenses deben parecer una broma a la media de los españoles: mientras los jóvenes londinenses denuncian que no pueden ascender en la escala para tener una vivienda cada vez mejor, “sus homólogos españoles ni siquiera pueden permitirse alquilar una propia”. “Esto no quiere decir que las preocupaciones de la generación en Gran Bretaña o Estados Unidos sean triviales, sino que la crisis que afecta a los trabajadores jóvenes en España y otras economías del Mediterráneo es de una magnitud diferente”.
Estos jóvenes en paro, 1.8 millones de españoles menores de 34 años, nunca se han sentido seguros con un trabajo ni esperanzados ante el futuro. Viven en una permanente adolescencia que les impide acceder al mundo adulto, lo que hace que además de pobres se estén volviendo enfermos. Preocupantes conclusiones. 

Comments are closed