Novia Salcedo Foundation

La OCDE apuesta por una Productividad Alta pero Sostenible

“Las competencias y la
productividad son las fuentes reales de un crecimiento fuerte, inclusivo y
sostenible”
(Ángel Guría,
Secretario General de la OCDE)
La OCDE apuesta por un crecimiento económico sostenible basado
en un aumento de productividad en la que todos participan y todos se
benefician. Le está dedicando estudios, publicaciones, foros y conferencias
(ver referencias al final).
¿Qué entendemos por productividad? Según el economista Paul Krugman, “la productividad no es cualquier cosa, pero al final es casi todo”.
Esto es verdad pero como definición define poco. Más precisa es la definición
que dan los autores del libro de la OCDE, editado en 2015, “The
Future of Productivity”
. Los autores, Catherine L. Mann, economista jefa y responsable del Departamento
de Economía, y Andrew Wyckoff,
Director para la Ciencia, Tecnología e Innovación de la OCDE afirman que “La
Productividad tiene que ver con ‘trabajar de forma más inteligente’ más que
‘trabajar más duro’.
Refleja
nuestra capacidad de producir más salidas combinando mejor las entradas,
gracias a nuevas ideas, innovaciones tecnológicas y modelos de negocios.”
Productividad
es el fruto de la eficiencia. Trabajar de forma eficiente requiere trabajadores
inteligentes y eficientes.




Según el estudio de la OCDE el crecimiento de la
productividad se ha frenado en muchos países, también antes de la crisis que ha
amplificado el fenómeno. Existen grandes diferencias de productividad entre los
países de la OCDE y el estudio muestra con un gráfico que las grandes
diferencias del ingreso per cápita en la mayoría de los casos reflejan brechas
de productividad laboral (El PIB por hora trabajada). La productividad de un
país viene en gran medida definida por los tipos de empresas que predominan en
la economía: las llamadas de “frontera global” (que actúan a nivel global, las
más productivas), las empresas más avanzadas a nivel nacional (pero con un
impacto menor por su menor tamaño), y las empresas rezagadas.
Se observan al mismo tiempo tasas relativamente altas de
desajuste de las competencias, que implican rigideces en el ajuste del mercado
de trabajo, limitan el crecimiento de firmas innovadoras, e influyen en la
desigualdad salarial. 
El estudio cita tres áreas de políticas que parecen ser de
una importancia clave para mantener un crecimiento de la productividad:
(1)   Fortalecer
la innovación en las empresas globales y facilitar la difusión de las nuevas
tecnologías a empresas de actuación nacional. “Reavivando la ‘máquina de la difusión’ (del conocimiento) se promoverá
el crecimiento inclusivo”
(Ángel Guría)
(2)   Crear
un ambiente de mercado donde las empresas más productivas puedan prosperar, y
así facilitar una penetración más amplia de las tecnologías disponibles.
(3)   Reducir
la mala asignación de recursos, en particular los desajustes en competencias. “Hay mucho margen para aumentar la
productividad y reducir la desigualdad simplemente mediante una asignación más
eficaz del talento humano a los empleos.”
(Ángel Guría)

Según el estudio, el desajusto de competencias es el más alto
en España, Italia y la República Checa, y el más bajo en Polonia, Suecia y los
EEUU. La sobre-cualificación es más habitual que la infra-cualificación (la
primera está dos y media veces más expandida que la segunda). Es posible ganar
en productividad laboral reduciendo los desajustes de competencias en cada país
e industria. 
En el Prólogo al
estudio de la OCDE, Ángel Guría dice sobre la difusión del conocimiento: 
“La lista de
obstáculos a la difusión es larga. Sin embargo el informe muestra que hay
cuatro factores clave para que la
difusión sea efectiva
:
(1)   Hay que extender las conexiones globales
mediante el comercio y la movilidad internacional de los trabajadores
competentes.
(2)   Las empresas – especialmente las nuevas –
deben ser capaces de experimentar con nuevas tecnologías y modelos de negocios
(3)   Las economías deben aprovechar al máximo los
escasos recursos para permitir que el trabajo, el capital y las competencias
fluyan a las empresas más productivas.
(4)   Se necesita invertir en innovación,
incluyendo la I+D, las competencias y el ‘know-how’ (el ‘saber cómo hacer’)  organizativo para permitir que nuestras
economías absorban, adapten y recojan los beneficios plenos de las nuevas
tecnologías. La inversión en educación y en competencias es de una particular
importancia para asegurar que los trabajadores tengan la capacidad de aprender
nuevas competencias, sacar el mayor provecho de la digitalización, y para
adaptarse a las tecnologías y condiciones de trabajo cambiantes.”
“Le correcta
asignación de recursos (materiales y humanos) puede no solo acelerar el
crecimiento de la productividad pero también hacer que sea más inclusivo,
porque permite a más empresas y trabajadores recoger los beneficios  de la economía del conocimiento.” 
 
“El aumento de la
desigualdad de los salarios refleja en gran medida la dispersión creciente de
los salarios medios entre las empresas. Aumentando la productividad en empresas
rezagadas, mediante una mejor difusión, podría frenar el aumento de la brecha
des salarios.”
 
Del 31 de
Mayo al 1 de Junio de 2016 hubo un nuevo foro de la OCDE sobre la Productividad y el Crecimiento Inclusivo.
Hay varios videos de las conferencias en Youtube. Por ejemplo: Skills
for the Future
; Gen Y, Inequality & the Future; The Digital Economy & the Future of Work; etc.
He elegido
algunas frases de participantes en el Foro que me parecen apropiadas en este
contexto: 
·        
“Los niños
son totalmente creativos por naturaleza. Los estropeamos con nuestros sistemas
lineales y por la forma en que establecemos nuestros sistemas educativos.”

(Princesa Laurentien de los Países
Bajos, Fundadora y Directora Ejecutiva de dos fundaciones para el desarrollo de
los niños)
·        
“No
podemos pedir a los estudiantes que sean creativos y audaces a menos que lo
sean también sus profesores.”
(Lin
Kobayashi
, Fundadora y Presidente del Consejo de la Escuela Internacional
de Asia, Karnizawa, Japón)
·        
“Hay una
falta real de competencias para conseguir los empleos que complementan las
nuevas tecnologías. Los sistemas educativos no se han adaptado.”
(Diane Coyle, Profesora de Económicas de
la Universidad de Manchester, RU)
·        
“Las
consecuencias de la falta de acción de los políticos se traducirán en bajas
perspectivas de carreras para la juventud de hoy.”
(Catherine L. Mann, Economista Jefa de la OCDE)
·        
“Demasiados
jóvenes se están graduando en psicología, cuando nos faltan científicos de
datos.”
(Eric Labaye, Presidente
de Mc Kinsey Global Institute)
·        
“Hemos
conseguido una globalización de todo, excepto del trabajo.”
(César H. Hidalgo, Profesor Adjunto de
los Medios y de las Ciencias, del Laboratorio de los Medios del MIT) 
El informe de la OCDE “The
Productivity-Inclusiveness Nexus
” publicado después del foro, el 27 de
junio 2016, confirma las
conclusiones del estudio de 2015 y presenta un nuevo enfoque para promover el
crecimiento de la productividad que al mismo tiempo reduce desigualdades de
ingresos y de oportunidades. Examina de nuevo la tendencia del lento
crecimiento de la productividad y la persistencia de las desigualdades de
ingresos, de bienestar, riqueza, bienestar y oportunidades. Con el análisis se
pretende sugerir políticas que abordan los dos temas al mismo tiempo creando
sinergias.
 
El Icaro
Think Tank de la Fundación Novia Salcedo (NSF) ya trató de los aspectos éticos
de la productividad en el año 2014, en su
IV
Seminario
en el que el conferenciante invitado fue Santiago García Echevarría, Profesor de la Universidad de Alcalá, y en el que tuve el
placer de participar igual que en los anteriores seminarios. En un artículo en
el blog de la Fundación, Laura Simón, técnica de Innovación Social
de NSF, cita estas palabras del Profesor Santiago García: “la productividad, como la innovación, son elementos estrechamente
vinculados a la persona, no son “cosas”, sino que reflejan actitudes de las
personas con respecto a la capacidad humana de poder realizar con recursos
escasos una respuesta eficiente para satisfacer las necesidades de las
personas.”
Santiago García ponía también mucho énfasis en la
responsabilidad del empresario de la formación y desarrollo de sus
trabajadores.
Referencias bibliográficas sobre el tema: 
(1)  
Conferencia magistral de  Ángel
Gurría,
el 6 de Julio de 2015, en Ciudad de México;e ¨El Futuro de la Productividad¨ – Una Productividad
de Todos y Para Todos
.
La conferencia estaba enmarcada en el diálogo global sobre el futuro de la
productividad: “Hacía una red de productividad de la OCDE”, que tuvo lugar los
días 6 y 7 de julio en esa ciudad.
(2)  
“Construyendo
el Futuro de la Productividad
, un artículo de Ángel Gurría y Luis Vadeara Caso
(Secretario de Hacienda y Crédito Público de México),  el 6 de junio en el periódico mexicano
Excélsior
(3)  
“The
Future of Productivity”
, el libro sobre el estudio realizado por el
Peterson
Institute for International Economics
por encargo de la OCDE, editado
el 9 de Julio de 2015.
(4)  
“Economías
Productivas, Sociedades Inclusivas
, el tema del foro de la OCDE de
junio 2016.
(5)  
Página web del Foro Global para la
Productividad.
(6)  
“The
Productivity-Inclusiveness Nexus”
, nuevo informe actualizado de la
OCDE, 27 de junio de 2016.
(7)  
Artículos en el blog Construyendo Capital Humano:  “La
productividad en su dimensión ética y societaria”
; Fuentes
de crecimiento económico y de empleo
; Herman
Van Rompuy habló de los desafíos para encontrar y crear empleo en Europa
(8)   Artículos
en el blog E2I: Invertir
en competencias mediante una educación y formación innovadoras – Conclusiones y
recomendaciones del Consejo Europeo;
Buscando una educación y formación que
consiga que la juventud pase al mundo del trabajo – dos informes de Mc Kinsey