¿Estrategia o Prospectiva? O ambas.

“L’Avenir
nést pas suelement se qui peut arriver ou ce qui a le plus de chance de se
produire. Il est aussi dans une proportion qui ne cesse de croître, ce que nous
aurons voulu qu’il fût”,
así definió la Prospectiva Gaston Berger, empresario y filósofo. (En castellano: “El futuro
no es solo lo que puede pasar o lo que tiene mayor posibilidad de producirse.
Es también, en una proporción que no hace más que crecer, lo que habremos
querido que fuera.”) Es la ciencia que estudia el futuro para comprenderlo y para
poder influir en él con los pies en el presente. La OCDE la define como el
conjunto de tentativas sistemáticas para observar e integrar a largo plazo el
futuro de la ciencia, la tecnología, la economía y la sociedad con el propósito
de identificar las tecnologías emergentes que probablemente produzcan los
mayores beneficios económicos o sociales. La Real Academia Española se queda
corta en su definición de la Prospectiva. Dice que es el conjunto de análisis y
estudios realizados con el fin de explorar o de predecir el futuro, en una
determinada materia. La Prospectiva es más, nos dice desde el análisis cómo habrá
que actuar para tener un futuro deseable. Aunque sea de forma orientativa y genérica.
¿Como será el mañana? (Imagen: Zeimusu)
La Estrategia
tiene un origen militar. Es el arte de dirigir las operaciones militares, dice la
RAE. La RAE da otras dos definiciones: El arte o traza para dirigir un asunto;
y, refiriéndose a las matemáticas, el conjunto de las reglas que aseguran una
decisión óptima en cada momento en un proceso regulable. Pienso que una
definición actual y general de la estrategia sería una mezcla de las
anteriores. ¿Por ejemplo la siguiente?: la estrategia es el arte de definir y dirigir
acciones que aseguran una decisión óptima en cada momento en un proceso futuro.
La estrategia está orientada a la acción. Un plan estratégico define y programa
las acciones a tomar en los próximos años. Son bien conocidos los planes estratégicos
de empresa, gobiernos, etc. Los hay a corto-medio plazo, la mayoría de las
corporativas para cinco años por ejemplo, pero se establecen también cada vez
más estrategias a largo plazo de 10, 20 o 30 años.
Para
construir el futuro que queremos ambos conceptos son necesarios. La Prospectiva
precede a la Estrategia. Sin acción la Prospectiva puede acabar en un “wishful
thinking”.
Es la etapa de los “think tank”, que produce ideas sobre el “qué habrá
que hacer”. Después toca concretar las acciones, programarlas en el tiempo y
presentarlos de forma ordenada en planes estratégicos: el qué, el cómo, el cuándo,
y por quién. No son necesariamente las mismas personas que hacen la Prospectiva
y establecen la Estrategia. Hasta puede ser deseable que no sean las mismas,
pero sí que interaccionen, que no vivan en mundos separados.
Prospectiva y
Estrategia no son procesos estáticos. No se hace o no se debe hacer una
prospectiva o confeccionar un plan estratégico de una sola vez. Tanto la
Prospectiva como la Estrategia deben revisarse en función de los resultados y de
los acontecimientos. Deben cuestionarse o replantearse cada año. Es como el GPS
que te lleva con tu coche de pueblo en pueblo, de carretera en carretera, de
calle en calle. Que debe estar actualizado para tener la información correcta y
que debe tener en cuenta las obras, cambios de sentido de circulación, etc.
Sino el GPS no te sirve y te puede hacer perder tiempo o volverte loco. Lo
deben confeccionar expertos que conocen bien y siguen a los países y ciudades, con
detalle. Las herramientas informáticas son rápidas pero tontas si no las
manejan manos y mentes expertas.
Ni la
Prospectiva ni la Estrategia deben ser una pérdida de tiempo. Y menos volvernos
locos. Son proza, no poesía. Aunque también hay momentos en los que hay que soñar.
Cada cosa a su debido tiempo. Hay que ser eficaces en las ideas y en los
pensamientos, no solo en el momento de actuar.
“Es necesario alternar la reflexión y la acción, que se completan
y corrigen la una con la otra. También para avanzar se necesitan las dos
piernas: la acción y la reflexión…”

(Antonio Gaudí, arquitecto y pensador)

No se admiten más comentarios