Europa y el emprendimiento social

El
pasado mes de octubre el Parlamento Europeo presentó su informe sobre la
Iniciativa de la Comisión Europea, aparecida en 2011 y que responde al título de
“Construir un ecosistema para promoverlas empresas sociales en el centro de la economía y la innovación sociales”.
El objetivo principal que persigue aquel documento (COM 2011) es el reconocimiento tanto de las estructuras ya existentes como la apertura a nuevas formas innovadoras de economía social, en concreto en dos áreas claves para la Unión que desde NSF compartimos y promovemos a través de nuestros programas de Emprendimiento Social.

a) Una necesidad cada vez mayor de servicios sociales en los ámbitos de sanidad y la dependencia, debido a los cambios demográficos.

b) La apuesta por desarrollo de puestos de trabajo en la Economía Verde.

Nos
hemos querido detener hoy en este documento (La resolución del parlamento), que puede ser de gran ayuda a
todos aquellos que promovemos el Emprendizaje Social, para ver por donde van
las tendencias en las instituciones europeas en este campo.

En
primer lugar, nos clarifican el concepto de emprendimiento social, el cual está
siendo objeto de innumerables debates; según este documento la empresa social,
independientemente de su forma jurídica presenta las siguientes características
(Textual):
1. Tener como objeto primordial
la consecución de un impacto social positivo y medible,
de conformidad con su escritura de
constitución, sus estatutos o cualquier otro documento fundacional de la
empresa, siempre que:

– proporcione servicios o bienes a personas vulnerables, marginadas,
desfavorecidas o excluidas; o

– emplee un método de producción de bienes o servicios que incorpore su
objetivo social.

2. Utilizar sus beneficios
principalmente para la consecución de sus objetivos primordiales
, en lugar de repartirlos, y haber
implantado procedimientos y normas predefinidos que regulen todas las
circunstancias en las cuales se repartan beneficios a los accionistas y
propietarios, garantizándose que dicho reparto de beneficios no socave su
objetivo primordial; así como

3.  Ser objeto de una gestión
responsable y transparente,
en
especial involucrando a los empleados, los clientes y los interesados afectados
por su actividad empresarial.

La importancia de las empresas
sociales radica en su capacidad de provisión de servicios sociales de interés
general, muchas veces su origen se encuentra en las organizaciones de la
sociedad civil que prestan servicios orientados a las personas y concebidos
para responder a las necesidades humanas vitales, en particular las necesidades
de los usuarios en situación de vulnerabilidad.

Nos recuerda este documento que
las empresas sociales a menudo se encuentran entre los sectores privado y
público tradicionales que prestan servicios públicos, por ejemplo en el marco
de la contratación pública.

Participantes en el último “Explora, Aprende y Emprende” de NSF

¿Cómo potenciar la creación y mantenimiento de las empresas
sociales?

Para el Parlamento Europeo parece
claro: es necesario un acceso más fácil
a los programas y los fondos de la UE y de los Estados miembros
(un ejemplo
sería el programa Erasmus para jóvenes emprendedores), una retahíla constante
que parece no acabar de culminar nunca, ya que sigue siendo la principal fuente
de preocupación de los emprendedores.
Por otra parte el factor
económico no es el único que preocupa al Parlamento, y con razón nos recuerda
que el empleo por cuenta propia debe acompañarse de orientación suficiente para la consolidación del proyecto empresarial.

Un aspecto es el que se hace
especial hincapié en este Informe es la distinción
de Empresas Sociales y Responsabilidad Social Corporativa (RSE)
, si bien
algunas empresas comerciales que realizan importantes actividades de RSE pueden
interactuar intensamente con las empresas sociales.
Finalmente se observa que para
aumentar la competitividad de las empresas sociales en toda la UE, se debe
fomentar la creación de polos de
innovación social con un valor añadido que supere el ámbito local
.
Otras medidas de interés que apoyan dentro de la propuesta de la Comisión: creación de una  plataforma en línea para empresas sociales que permita el intercambio de buenas prácticas y el desarrollo de una “etiqueta social europea” que se otorgaría a las empresas sociales a fin de
mejorar su acceso a la contratación pública innovadora desde el punto de vista
social.

No se admiten más comentarios