Industriales franceses crean el Think Tank “La Fábrica de la industria”

Empresarios y patrones de empresa franceses han decidido lanzar juntos el Think Tank “La Fábrica de la industria”, según publica esta semana Le Monde, porque están convencidos de que no hay naciones fuertes sin industria y que hay en este terreno una batalla cultural urgente por librar.

Este Think Tank, presidido por Louis Gallois, a su vez presidente ejecutivo de EADS, quiere ser un lugar independiente de reflexiones y debates sobre (y acerca de) la industria. Se propone trabajar de manera profunda, pluridisciplinar y perenne sobre problemáticas que tocan también a la economía y a la sociedad a fin de ayudar así a “la construcción de una ambición para la industria francesa a medio y largo plazo, en un marco europeo y mundial”.

Dotado de un presupuesto de 1,1 millón de euros por año y de un sitio web (www.la-fabrique.fr), la asociación tiene como delegado general a Thierry Weil, profesor en Minas ParisTech. Su consejo de orientación científica está compuesto por unas cincuenta personas. Se encuentran allí patrones de grandes grupos (EADS, Vallourec, Rhodia), empresas de tamaño medio (ETI), y pequeñas y medianas empresas de todos los sectores industriales, pero también expertos (de la Escuela de minas, de la Escuela de economía de Toulouse, del Círculo de economistas, etc…) y sindicalistas de la metalurgia.

La Fábrica de la industria lanzará en 2012 un ciclo de conferencias-debates, publicaciones y manifestaciones de carácter público. Igualmente ha delimitado cinco ejes de trabajo para 2012-2013:

1. establecer un diagnóstico compartido

2. asociar todas las partidas concernientes a la “reconstrucción de un pacto social alrededor de la competitividad industrial”

3. implicar a los poderes públicos en la elaboración de una política industrial renovada

4. desarrollar los talentos

5. preparar el futuro reflexionando sobre todo en los retos de innovación propios a cada especialidad

Algunos temas están ya en curso de exploración:

– el análisis de ecosistemas industriales suecos o italianos,

– el estudio del sector agro-alimentario,

– la regeneración del diálogo social o incluso

– las realidades del aprendizaje en Francia y en el extranjero

En el momento en que el debate político se ha relanzado en Francia en torno a las consecuencias económicas y sociales de la mundialización, los temas de deslocalización-relocalización, o el ejemplo canadiense de reindustrialización exitosa podrían ser también sujeto de estudio.

Los fundadores de la Fábrica son a la vez confiados y lúcidos. Bien situados para conocer sus puntos fuertes y sus debilidades, saben que la industria está lejos de haber encontrado sus niveles de antes de la crisis y que “las empresas industriales están hoy día sometidas a duras pruebas en Francia y en Europa”. Si no creen en el carácter ineludible del declive industrial, si juzgan el sobresalto todavía posible, saben también que el tiempo les está limitado.

No se admiten más comentarios