La Comisión Europea propone una tarjeta profesional europea electrónica para facilitar la movilidad de los profesionales

La Directiva Europea 2005/36/EC sobre el reconocimiento de las cualificaciones profesionales, que
se aprobó en su día para facilitar la movilidad de los trabajadores, resultó
larga (121 páginas), compleja, y difícil de aplicar, y ha sido objeto de muchas
enmiendas. Además un organismo de peso como la Asociación de Universidades
Europeas (AUE)
  ha criticado que la
directiva era insuficientemente compatible con el Proceso de Bolonia y con las
características estructurales del Área Europea de Educación Superior. Sin embargo
es necesaria una directiva, porque según dice la Comisión: “La Directiva sobre las cualificaciones profesionales es esencial para
permitir a los profesionales iniciar un nuevo negocio o encontrar empleo en
otro Estado miembro que exija una cualificación específica para una determinada
actividad profesional.”
Este reconocimiento es sobre todo importante para
profesiones tales como médicos, dentistas, farmacéuticos, enfermeros,
comadronas, cirujanos veterinarios y arquitectos.

La Comisión, reconociendo la necesidad de revisarla, ha estado trabajando
en ello y después de un largo proceso de consultas ha dado a conocer su
propuesta el pasado 19 de diciembre en un comunicado de prensa “La modernización de la
Directiva sobre las cualificaciones profesionales facilitará a los
profesionales encontrar puestos de trabajo cualificados en toda Europa”
,
en el que se dice:

“Según se va reduciendo la población en edad de trabajar en muchos
Estados miembros1, se prevé
que la demanda de trabajadores muy cualificados aumente de aquí a 2020 en más
de 16 millones de puestos de trabajo. Si Europa quiere satisfacer esta
demanda, habrá que colmar las lagunas de escasez de mano de obra, por ejemplo
mediante profesionales móviles y bien cualificados de otros Estados miembros de
la UE. Estos pueden ser una fuente fundamental de crecimiento, pero solo si
pueden trasladarse con facilidad allí donde haya empleo, para lo cual es
necesario que sus cualificaciones se reconozcan en la UE de forma sencilla,
rápida y fiable. Por este motivo, la Comisión ha adoptado hoy una propuesta
dirigida a modernizar la Directiva relativa a las cualificaciones profesionales
(Directiva 2005/36/EC).

La propuesta de hoy tiene por objeto simplificar las normas sobre la
movilidad de los profesionales de la UE gracias a una tarjeta profesional
europea
para todas las profesiones afectadas, la cual permitiría un
reconocimiento más fácil y rápido de las cualificaciones. Además, aclara la
normativa para los consumidores al instar a los Estados miembros a revisar el
alcance de sus profesiones reguladas y al abordar las preocupaciones públicas
sobre las competencias lingüísticas y la falta de alertas eficaces en materia
de negligencia profesional, sobre todo en el sector sanitario.

Michel Barnier, Comisario de Mercado Interior y Servicios, ha declarado
lo siguiente: «En la actualidad, Europa
afronta muchos retos. Uno de ellos será el aumento de la demanda de puestos de
trabajo muy cualificados en la UE. La propuesta de hoy sobre las
cualificaciones profesionales responde a la necesidad de disponer de un buen
sistema de reconocimiento de las cualificaciones a fin de apoyar la movilidad
de los profesionales en toda Europa. Así se facilitará a los profesionales
cualificados acudir allí donde haya ofertas de empleo. Esto será con seguridad
beneficioso para el crecimiento de la economía europea. Estoy convencido de
que la idea de una tarjeta profesional europea (un certificado electrónico) es
el camino correcto, ya que simplificará y agilizará los trámites de reconocimiento
para los profesionales móviles
».”

Y para mejorar el acceso a la información sobre el reconocimiento de las
cualificaciones profesionales se crea una 
ventanilla
única
, la cual permitirá a los
ciudadanos obtener información en un único lugar sobre los documentos
necesarios para el reconocimiento de sus cualificaciones y hacer en línea todos
los trámites de reconocimiento. Aparte de estos dos, se proponen varios otros
elementos clave para mejorar la directiva.

Actualmente hay
ventanillas únicas que son sitios web de e-gobierno gestionados por las
administraciones nacionales, que permiten a las empresas obtener información
sobre los procedimientos y para completar todos los pasos necesarios por medios
electrónicos, sin necesidad de acercarse una a una a varias entidades públicas.

La AUE
ya se ha hecho eco de esta propuesta y celebra que muchas de las propuestas son
relevantes para las instituciones de enseñanza superior y las conferencias de
rectores, así como para los hacedores de políticas y las agencias de aseguramiento
de la calidad, y que propone los mecanismos y procedimientos que permitan a los
Estados Miembros evaluar las calificaciones en áreas donde el reconocimiento no
es automático. Y que por primera vez se usará el Sistema Europeo de Transferencia
y de Acumulación de Créditos. Teniendo en cuenta que los detalles tienen cierta
complejidad, La AUE ha publicado una nota
informativa
en su página web, y tiene intención de publicar un documento
con su posición sobre la propuesta de revisión de la Directiva.

Poco a poco esto nos avanza a ser más europeos. Ya teníamos el pasaporte
europeo, el permiso de conducir europeo, la tarjeta sanitaria europea, y ahora
tendremos la tarjeta profesional europea. ¿Para cuándo el Documento Europeo de
Identidad y el Número de Identidad Fiscal europeo? Esto ya tardará un poco más…

Un comentario

  1. hola,yo tengo 4años en españia estengo derecho para este tarjeta para atrabajar en europa gracias.

No se admiten más comentarios