La importancia estratégica de los valores

Hace poco ha llegado a nuestras manos, por mediación de Ion Irurzun de Gipuzkoa Berritzen y miembro del Ícaro Think Tank, un interesante documento con las conclusiones del IV Foro de Ética Empresarial organizado el pasado año en Bogotá por la empresa colombiana Bavaria S.A. y que lleva por título “La importancia estratégica de los valores”.
El documento nos resulta de gran interés por la posibilidad que supone ver cómo se observa este aspecto de la gestión al otro lado del Atlántico y porque el foro está impulsado por una empresa con gran interés en promover el desarrollo de la Responsabilidad Social Empresarial, que cuenta con una Fundación propia cuya misión es la de “desarrollar programas de inversión social que contribuyen con la generación de empleo e ingresos, la disminución de pobreza y el mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades y la cadena de valor de Bavaria, para el progreso y desarrollo sostenible de Colombia”.
Del documento, que se articula en tres ponencias, prestamos especial atención a la presentada por don Hugo Alberto Niño Caro por las ideas que transmite, de las cuáles también nos hacemos eco desde el Ícaro Think Tank.
Don Hugo Alberto, Director Académico del Cuarto Foro de Ética Empresarial, es licenciado en Matemáticas y Física de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, Doctor en Ciencias Matemáticas de la Universidad de Roma y egresado del Instituto de Alta Dirección de Empresas (INALDE) Programa PADE.
Entre sus trabajos destaca el de consultor de la UNESCO en desarrollo de programa C&T en varios países y actualmente es profesor del Instituto de Postgrados FORUM de la Universidad de la Sabana y director académico del Instituto Latinoamericano de Liderazgo en Bogotá, D. C.
Ha publicado entre otros libros: Vamos creciendo, educación de los valores humanos; Ética y valores, un camino a la excelencia y Una nueva estructura social.
De su artículo destacamos su concepción de la ética, la cual define de la siguiente manera: “La ética no es un conjunto de reglas, surgidas no se sabe de dónde, cuya finalidad es la de aguarnos la fiesta con su cortejo de obligaciones y constricciones. La ética es la lógica interna de las acciones libres. No es algo que esté exclusivamente enclavado en la intención subjetiva, sino que incluye necesariamente responsabilidades sociales objetivas”, para el señor Niño Caro, como también lo apuntó Victoria Camps en el Seminario del pasado enero, debemos superar el postmodernismo y su concepción individualista, como concepción política y filosófica, por la cual”cada mujer, cada hombre, sería una entidad aislada, que sólo tendría que recurrir a sus semejantes por motivos de utilidad. De seguridad o de placer, cuando, en realidad, no es que cada ser humano se asocie con los demás cuando le conviene, sino que es socio nato de una comunidad a la que pertenece esencialmente, porque el hombre es por naturaleza un ser social, un ser conviviente”.

¿Y por qué la ética en la empresa? Para el señor Niño Caro la razón radica en que es la empresa la institución más típicamente moderna y la mejor acondicionada para gestionar la complejidad propia de la sociedad de la información y del conocimiento, puesto que las instituciones de tipo burocrático, especialmente las políticas, llevan años sin encontrar su sitio en una realidad marcada por la movilidad y el cambio.
¿Qué papel pueden jugar por tanto las organizaciones? Las empresas actuales deben ejercitar su capacidad para suscitar nuevas realidades que promuevan una mejor calidad de vida. Esta mejor calidad de vida no se identifica con el aumento del consumo, ni con el reforzamiento de una visión materialista de la realidad, sino que, por el contrario, “tiene como base el respeto a la dignidad de la persona humana y la atención a sus operaciones superiores, entre las que destacan el conocimiento y el despliegue efectivo de la realidad”.
Finalmente establece 7 coordenadas para la innovación y la renovación de la empresa, a saber:
1. La centralidad de la persona. Origen de la innovación.
2.El trabajo en equipo.
3.Multidisciplinariedad.
4.Formación integral.
5.Abandonar la rutina.
6.Favorecer la confianza.
7.Limpieza ética.

No se admiten más comentarios