Los siete saberes de la Educación para el presente

El pasado mes de septiembre se celebró en Fortaleza (Brasil) la Conferencia Internacional “Los siete saberes de la educación para el presente”, promovida por la UNESCO y con la participación del filósofo y ensayista francés Edgar Morin. Más de 1.200 expertos debatieron sobre la idea central de iniciar un proceso de diagnóstico, reflexión y pronóstico, con el objetivo de contribuir a que “Los siete saberes de la educación para el futuro”, ideados por Edgar Morin, puedan convertirse en los saberes de la educación del presente, según publica la revista especializada Tendencias XXI.
Solidaridad, responsabilidad, regeneración, metamorfosis, complejidad, esperanza, posibilidad, comprensión, paz, reforma del pensamiento, apertura del corazón, empatía, conocimiento, ética de la justicia, ética del cuidado, autoformación, ecoformación, política, poética y ecología de los saberes son, entre otras, las palabras más repetidas y más intensamente sentidas y expresadas por los participantes de este complejo encuentro.

Mediante la metodología de los “Círculos de Diálogo” de Paulo Freire aplicada a cada uno de los 7 saberes, las cegueras del conocimiento, el conocimiento pertinente, la identidad terrenal, la condición humana, las incertezas, la comprensión y la ética del género humano, se ha conseguido disminuir la distancia entre lo declarado como deseable en los discursos y lo realmente producido a partir de las práctias educativas concretas.

De forma que estos Círculos de Diálogo han servido de soporte a la llamada “Carta de Fortaleza”, que es un documento abierto, flexible y transdisciplinar, pero también político e institucional, que pretende sensibilizar y estimular una reforma de la educación cuyo eje transversal es el cambio de pensamiento docente, curricular y organizativo de la educación; además de incidir en los necesarios cambios políticos de responsabilidad y solidaridad tan necesarios para garantizar que la educación sea realmente un Derecho Humano Universal, acorde y coherente con las necesidades de los seres humanos de nuestro tiempo.

<!–[if !supportLineBreakNewLine]–> <!–[endif]–>

No se admiten más comentarios