• Blog Construyendo Capital Humano

    Blog Construyendo Capital Humano

Mentefactura, el último libro de Juanjo Goñi (I)

El pasado post en torno a la
Innovación Social más que ir cerrando conclusiones nos ha abierto la puerta a muchísimas
preguntas más, es lo que tiene tratar de visualizar el futuro con las
herramientas del presente.
Para seguir explorando este campo
hoy, nos acercamos al último libro de Juanjo Goñi “ Mentefactura”, una
deliciosa lectura en torno al cambio del modelo productivo, cuyas nuevas tendencias
llevamos sintiendo (y promoviendo) ya muchas organizaciones: desmaterialización
de los procesos empresariales, valorización del conocimiento como principal
recurso, apertura y trabajo en Red.
Sin bien la Innovación es una
oportunidad en los tres niveles de análisis que maneja el Ícaro Think Tank
(personas, organizaciones, sociedad), para Goñi son las organizaciones los
agentes de socialización de la Innovación, aquéllos responsables de comunicar
el cambio como un factor de oportunidad.
Y es que “la empresa,…,  juega un
papel determinante en la construcción de este espacio social futuro, en tanto  es quien responde con mayor prontitud a las
oportunidades y a los problemas que detecta, aplicando tecnología e innovación”.

Ciertamente el camino contrario
les conduce a la desaparición en el mercado.
Para ejemplificar el papel de las
organizaciones en el cambio social, Goñi nos recuerda el ejemplo de las
telecomunicaciones. El desarrollo de este sector ha permitido nuevas formas de
comunicación que así mismo está configurando un nuevo espacio sociológico. Por
ello la Empresa, “con la responsabilidad
que conlleva, debe orientar su
creatividad y gestión hacia el progreso social. En tanto que pieza esencial de
la transformación de conocimiento en recursos valiosos para una comunidad”.

Para ello debemos pasar de la
Manufactura a la Mentefactura: la valorización del conocimiento como un recurso,
“…nos referimos al valor social del
conocimiento, al liderazgo tractor de quienes innovan con valor social y a la
referencia constante a la calidad de vida como objetivo de la innovación”.

Juanjo Goñi entre Pablo Angulo y Jon Arrieta (Seminario Icaro 2013)

En este terreno juega un papel muy importante el concepto de
Tecnología Social.



“La tecnología social busca anticipar y articular una serie de nuevos
modos de relación entre el individuo, la sociedad , el conocimeinto disponible
y su aplicación  en forma de tecnología a
la resolución preferente de un tipo de problemas , en concreto el acceso de
personas o grupos a bienes fundamentales como son la participación, la salud,
el conocimiento, la movilidad,…”
Oponiéndose por tanto a una realidad tecnológica que muchas veces no
parece estar al servicio de las personas y su calidad de vida sino en su contra,
promoviendo modelos basados en la diferenciación social por el poseer.

Volviendo al papel de las
empresas, éstas deberían entender la Innovación como una conjunción de perspectivas
de negocio, tecnológicas, organizativas o sociales, dentro de una estrategia.
Porque la innovación como las plantas, para dar sus frutos necesita de cuidados
diarios. “La preparación permanente para
lo nuevo requiere un estado de forma mental y actitudinal que se logra
ejercitándolo día a día, con diferentes enfoques de entender la capacitación y
el trabajo. Avanzar en el proceso de búsqueda de soluciones requiere dedicar
tiempo al mismo y cooperar con distintos”.

Para Goñi las organizaciones
innovadoras son aquéllas en las que las oportunidades son cotidianas, bien
acogidas y desarrolladas con inteligencia. Su definición de la Innovación es “un
encuentro afortunado entre el conocimiento y los problemas”.
“Quien quiere vivir la innovación como una cultura integral, necesita
entender la empresa  como un problema o
una secuencia encadenada de problemas. Nos han enseñado sólo su lado oscuro,
pero si despojamos a esta palabra de su carga negativa, podríamos decir que una
empresa no es otra cosa que un problema a resolver con un marco de
restricciones, con un conocimiento e información aplicable y con unas
capacidades mentales para decidir y operar. Y lo que fundamentalmente hace una
empresa es resolver de manera eficiente problemas de los clientes”.

No se admiten más comentarios