Nuevas Políticas para Viejos Valores

El papel de la Unión Europea en la promoción de los derechos humanos y la democracia.



La revista especializada Foreign Policy publica un extracto muy interesante realizado por la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations (ECFR), primer Think-Tank pan-europeo, del informe de próxima publicación “Towards an EU Human Rights Strategy for a post-Western World”.
El informe señala la pérdida de dominio político y económico de la Unión Europea en el contexto global, lo que hace que deba competir con poderes emergentes que no han demostrado igual interés en la democracia y los derechos humanos que la vieja Europa. La Unión Europea está luchando por alcanzar un impacto significativo sobre los derechos humanos y la democracia fuera de sus fronteras, ante los cambios profundos que se están sucediendo en el mundo y que cuestionan las políticas europeas en estas materias. Sin embargo, este compromiso de la UE no se traduce muchas veces en la práctica de las relaciones con otros países y organizaciones regionales. A pesar de ésto, la UE todavía tiene un papel que jugar en la defensa de estos valores universales, aunque deberá adaptarse a las circunstancias cambiantes a la vez que define con mayor precisión sus propias políticas.
Sería importante, por lo tanto, avanzar en una nueva estrategia que incluyera tres principios:
1. Ser firme con sus valores asegurando que su definición se asienta sólidamente en las necesidades y deseos de las comunidades locales de los países que afecten;
2. Convertirse en una política mejor orientada y realista sobre lo que se pretende conseguir en cada caso, buscando aquellos “puntos de presión” en los que la UE pueda verdaderamente influir, que cuenten a la vez con el apoyo local y que favorezcan el respeto por la dignidad humana y las reformas políticas;
3. Buscar nuevos socios y encontrar un terreno común con las potencias emergentes para apoyar los valores universales de tal manera que no puedan verse como una vuelta a la era de la hegemonía occidental.

No se admiten más comentarios