Oficios que se van y otros que vendrán

El mundo
evoluciona rápidamente y más en estos tiempos en el que la tecnología avanza a
galope hacía el futuro. Los empleos y el mundo laboral se adaptan también al
presente de diversas formas. Dicen que los trabajos del futuro todavía están
por inventar, que no serán los mismos que hoy en día conocemos. Pues bien,
también hay trabajos que han desaparecido a lo largo del tiempo por diferentes
motivos. En el presente artículo se destacarán algunos de ellos:
Los ‘hombres radar’ de principios de siglo
XX. Antes de la llegada de las máquinas, eran los hombres quienes, usando espejos
acústicos y dispositivos concretos -para enfocar y detectar el sonido de los aviones
enemigos – alertaban a las autoridades de la presencia de aparatos no amigos.
La aparición del radar en la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) hizo que este
oficio desapareciera.
‘Cazadores de Ratas’.
Lleno de riesgos por infección ya que se adentraban en las profundidades de las
ciudades para controlar la población de roedores. Gracias a su labor, la
salubridad en suelo urbano fue incrementándose considerablemente. Actualmente
los pesticidas y otro tipo de sistemas permiten llevar un control más efectivo
de la población de ratas.
  
‘Colocadores de bolos’.
Generalmente eran jóvenes –muchos niños-  quienes se encargaban de colocar los bolos en
las boleras tras la caída de éstos.  La
tecnología ha sustituido este oficio otrora protagonizado por humanos. Un
ejemplo más de cómo las máquinas han complementado y muchas veces sustituido la
labor de las personas.

‘Despertador humano’.
Antes no había despertadores automáticos con sonidos enloquecedores. Era peor
aún despertarse por las mañanas.  Muchas
veces eran hombres o mujeres con un palo que tocaban las ventanas de los
vecinos señalando la hora de levantarse. A veces también había quienes
despertaban a los vecinos con flautas. En aquella época los edificios tenían
pocas plantas y no era tan difícil como hoy en día llegar al último piso.  Seguro que también este oficio tenía sus
riesgos, sobre todo para los que se despertaban de manera malhumorada.

‘Cortadores de hielo’.
Si hay un invento que haya ayudado a todas las personas en sus hogares ese ha
sido el frigorífico y el congelador. Antiguamente si alguien quería disponer de
hielo en sus hogares tenía que acudir a estos hombres que, en extremas
condiciones, quitaban el hielo de los lagos para comerciar con ello.
Farolero. Hasta la
llegada de las farolas eléctricas, este oficio estaba protagonizado por hombres
y mujeres que con un palo largo y una mecha, encendías todas las farolas de las
ciudades. ¿Se imaginan hoy en día este trabajo? Tendría a los sindicatos encima
con tantas horas trabajando para encender todas las farolas de la ciudad.
‘Conductor de troncos’.
Este oficio fue muy común antiguamente. Las personas transportaban los troncos
por los ríos, sentados encima de ellos, llevándolos de un punto concreto al
aserradero generalmente. En Estados Unidos fue un trabajo muy demandado.
Los operadores
telefónicos
. Un oficio muy útil para mantener una red telefónica. Quien no
ha visto en alguna película a varias personas conectando con cables diferentes
llamadas de procedencia dispar. Hoy en día el mundo digital ha hecho que todo
vaya de manera automática.
Los resurreccioncitas
o ‘ladrones de tumbas
’. Curiosamente eran las universidades quienes
demandaban cuerpos sin vida para sus investigaciones. Como muchas veces no
podían adquirirlos de forma legal, se buscaban otras formas de conseguirlos.
Para ello acudían a estas personas que cavaban en los cementerios las tumbas
para poder sacar el cuerpo del difunto. Un oficio que hoy en día tendría pocos
adeptos…

Lectores de fábrica.
Un oficio que prácticamente ha desaparecido excepto en lugares como Cuba, donde
sigue existiendo personas que leen el periódico a través de un altavoz a los
trabajadores.


Algunos  oficios que vienen

Como he mencionado al principio, los trabajos del mañana
están por llegar. La palabra innovación está en boca de todos en los últimos
tiempos. A continuación describiré algunos campos y oficios en los que está habiendo
muchos avances y que podrían convertirse en áreas donde haya trabajo. Uno de
ellos es el campo de la genética y la investigación en este ámbito, las
ingenierías ambiental, software, informática y civil son también campos donde
las empresas pronostican un gran crecimiento. Los aspectos relacionados con la
salud (medicina, psicología y salud mental, entre otros) serán también de gran
importancia debido al envejecimiento de la población –especialmente en Europa-.
Debido a la globalización y sus consecuencias el mundo está conectado entre sí,
este será un área muy importante para los emprendedores. Muchos de ellos se han
dedicado al campo de las app. 
En un artículo publicado por el diario Expansión y que reproducimos hace poco en el Twitter de Novia Salcedo Fundación (@noviasalcedo), un informe de Sodexo aglutinaba 30 profesiones en tres grupos (fusión de carreras, resolución de problemas y todo lo relacionado con el equipamiento. El primer grupo es una mezcla de la salud humana y medio ambiente, que ha dado lugar al campo de la enfermería de salud ambiental. El segundo apartado lo integran aquellas actividades relacionadas con la resolución de problemas como salida profesional. Es en este escenario en el que entran en juego todo tipo de posiciones relacionadas con la gestión de la huella digital. Las ocupaciones más futuristas, se encuentran en el tercer grupo. Desde el responsable de las relaciones entre avatares hasta el arquitecto de sistemas globales: Arqueólogo digital, curador, psicólogo de plantas… tú elijes.
Operador de vehículo autónomo

Un comentario

  1. ¿Y dónde están los serenos que vigilaban una manzana de casas del barrio? Se les echa un poco de menos con todos estos robos en los pisos…
    Echo también un poco de menos la voz agradable de una telefonista real, en lugar de la cinta con (¿casi?) una voz sintética que nos dice: si pulsa 1, si pulsa 2… y nos hace pacientar hasta que podamos hablar con alguien de carne y hueso.
    Estoy a favor de las tecnologías pero que no nos "virtualice" demasiado. Que no nos deshumanice
    ¿Algún día jóvenes se casarán con un(a) robot que pueden programar a su antojo, y ya no tendrán las discusiones tan necesarias para la formación de la "persona"?

No se admiten más comentarios