• Blog Construyendo Capital Humano

    Blog Construyendo Capital Humano

To be or not to be European… (I)

Por Iñigo Rivera González

 

A lo largo de los próximos días se redactarán una serie de tres
posts, con el fin de conocer mejor el proceso de construcción europea y el interés
de los jóvenes por Europa. El primero de ellos se va a centrar en su modelo de
construcción (basado en el espíritu de paz y cooperación) así como en la
opinión actual de la juventud sobre la Unión Europea.

 
 
Parlamento Europeo. Elecciones 2014: Utiliza tu poder. Tú puedes decidir quién dirige Europa
Durante esta serie de
posts intentaremos dar respuesta a diferentes interrogantes. ¿Cuál es el punto
de vista de la juventud acerca de Europa? ¿Ha calado entre la población el
sentimiento europeo? Estas preguntas se nos formulan en el día en el que se
cumplen 64 años de la denominada “Declaración Schuman”.
La Declaración Schuman es el título con el que se conoce el discurso pronunciado por el Ministro de Asuntos Exteriores francés Robert Schuman el 9 de mayo de 1950, que dio lugar a la creación de la
primera institución europea fruto de un acuerdo de colaboración económica entre
Francia y Alemania, para la administración conjunta de los sectores estratégicos
del acero y el carbón. Un momento histórico donde la necesidad de salir
adelante fue prioritaria. Por todo ello, la proclamación del 9 de Mayo como día
de Europa
, sirve para conmemorar esta simbólica fecha.
 
Por otro lado, desde el
ingreso de España en la UE en el año 1986, el esfuerzo de las instituciones por
inculcar un sentimiento de pertenencia a Europa, no ha tenido mucho éxito entre
nosotros los jóvenes. Pero la tendencia parece estar invirtiéndose
poco a poco porque los jóvenes tenemos cada vez más en cuenta a Bruselas para
nuestro futuro. Como dato: según una encuesta realizada por El País el 5 de
Mayo de 2014, el 50% de los jóvenes españoles se declara europeo. Esto muestra
que los jóvenes vamos tomando conciencia de un futuro unido a Europa, algo muy
positivo, por experiencia propia. España se va posicionando en la lista de
países favorables a las políticas de Bruselas.
 

El Presidente alemán Joachim Gauck  y el Presidente francés François Hollande / Dernières Nouvelles D’Alsace (04/09/2013)

De enemigos a hermanos: la
formación del espíritu europeo
 

La construcción de Europa
toma como principal punto de partida la Declaración Schuman, que como ya hemos
recogido antes, surge de la necesidad de 
un acuerdo de colaboración económica para impulsar un sector estratégico
que condujera hacia una mayor prosperidad. Lo significativo de esta declaración
es que está basada en los principios de Paz, Cooperación, y Prosperidad, y así lo
quisieron Robert Schuman y Konrad Adenauer (ministros de exteriores francés
y alemán) quienes forman parte, entre otros, de los Padres Fundadores de la UE
y representan la esencia de su espíritu.

 
La Declaración Schuman fue
el modelo de inspiración a la hora de construir lo que actualmente conocemos
como Europa: creación progresiva de instituciones que responden a los intereses
de los países que la forman. Un modelo destinado a integrar gradualmente las
particularidades de cada país miembro, para evitar el rechazo al proyecto. El
objetivo de la Declaración fue la creación de intereses conjuntos para evitar
más conflictos entre dos países que se habían enfrentado en dos Guerras
Mundiales en menos de 50 años. Las guerras mundiales redujeron a cenizas la
mayor parte de Europa, causando más de 60 millones de muertos. El resultado fue
desolador: familias enteras rotas y toda una generación masacrada por la
guerra. Aquí reside la verdadera importancia del acuerdo llevado a cabo: evitar
estas situaciones tan dramáticas en el futuro.
 
El futuro está en Bruselas
Este espíritu europeo,
sólo 60 años más tarde parece que empieza a calar entre nosotros, los más
jóvenes. Quizá la actual situación política, económica y social está ayudando a
despertar esta conciencia europea. Actualmente un tercio de los jóvenes apostamos ya
por la movilidad, viendo a Europa como un territorio a explorar. Un lugar que
quizá nos ofrezca un futuro esperanzador, porque si hay algo que deberíamos
tener claro es que no somos una generación perdida. Es un buen momento para
apelar a ese espíritu europeo especialmente en estas horas bajas.
 

No se admiten más comentarios