¿Cómo de oscuros son los lobbies en España?

Pues parece que bastante a tenor de los resultados del Informe sobre la situación de los Lobbies en España que presentó el pasado 24 de septiembre Transparencia Internacional.
Hoy queremos hacernos eco de este tema ya que la transparencia es un factor fundamental en
el cambio de modelo socioeconómico que buscan las propuestas del Ícaro Think
Tank,
como se desprende del III Seminario Ícaro y las conclusiones recogidas en
el tercero de los Cuadernos de Trabajo, entendida aquélla como medio, no como
objetivo, para lograr el buen servicio público a la ciudadanía y al conjunto de
la sociedad.
Este
estudio, dirigido por Manuel Villoria, “examina la situación del lobby en
España, poniendo de manifiesto que decisiones públicas importantes se toman
envueltas en secreto”.
Pero antes de adentrarnos en sus resultados es
importante clarificar el concepto de “Lobby”. 
En la propia Wikipedia se define como “un colectivo con intereses
comunes que realiza acciones dirigidas a influir ante la Administración Pública
para promover decisiones favorables a los intereses de ese sector concreto de
la sociedad”
.
Remy Danton, el lobbista mas famoso en “House of Cards”
Su
figura por tanto es controvertida ya que desde su nacimiento en el siglo XIX
tratan de tener influencia en decisiones políticas, y por tanto en el desarrollo
de nuestras sociedades, incluso en el curso de la historia (a nadie se nos
escapa, por muy ingenuos que seamos, la influencia de lobbies de la industria
militar o energética sobre los últimos episodios de nuestra historia reciente);
 y es por esa razón que en las últimas décadas
se ha buscado su regulación para clarificar sus prácticas y por tanto un mayor
control sobre ellas.
 De hecho en la
Unión Europea los lobbies están regulados a través de un registro público que
fue inaugurado en junio de 2008 con el fin de incrementar la transparencia de
su funcionamiento.
Este
informe “analiza los aspectos de la transparencia, la integridad y la igualdad
de acceso en las prácticas de lobby en España, y presenta casos en distintos
sectores como Energía, Salud, Financiero, Telecomunicaciones o Construcción.
Asimismo realiza una serie de recomendaciones y propuestas a responsables
públicos y representantes del sector privado y no gubernamental, para mejorar
la transparencia, promover la integridad y equilibrar el campo de juego”.
Veamos
los resultados: en cuanto a las tres dimensiones mencionadas “España está muy
por debajo de la situación deseable, obteniendo un rotundo suspenso (21%)”. De
las tres es la transparencia la que peor puntúa con un 10%.
Los
autores del informe también listan una serie de prácticas con riesgo de
corrupción como lo son: la financiación de los partidos políticos, la falta de
acceso a la información y de transparencia en los procesos de toma de
decisiones, falta de consulta y participación pública en la toma de decisiones,
mecanismos de captura regulatoria y técnica, conflictos de interés y
compatibilidades y puertas giratorias. Esta lista se ejemplifica con algunos
casos reales.
Pero
no todo va a ser críticas ya que también existen ejemplos que pueden
considerarse buenas prácticas como la consulta y participación pública en la
toma de decisiones en el caso de la adopción de la normativa antitabaco.
¿De
dónde proviene esta situación? Básicamente, a pesar de los esfuerzos de los
últimos años, de la falta de regulación al respecto.
Señala el informe la
existencia de lagunas en la legislación sobre conflictos de interés, financiación
de partidos, transparencia, accountability o en la propia normativa penal.
Finalmente
en cuanto a las recomendaciones que realizan los autores de este informe se
destaca como primera y fundamental su regulación. Sin embargo la propuesta que
existe actualmente sobre la mesa  “es
extremadamente conservadora y no parece enfrentar los problemas y riesgos
esenciales relacionados con el lobby, pues se centra en un registro en el Parlamento,
no incluye informes de actividad de los lobbies y deja en la indefinición el  establecimiento de un código de conducta para
lobistas”.
Sumadas
a estas realizan propuestas en las siguientes dimensiones:
–         
Registro y medidas de divulgación de información.
–         
Medidas para la promoción de la integridad en el
sector público.
–         
Partidos Políticos.

Si
te interesa profundizar en las propuestas puedes encontrar el resumen ejecutivo
del informe aquí.

No se admiten más comentarios