La adecuación del sistema educativo a las necesidades de la actividad socioeconómica de la CAPV (II).

Centrándonos en el objeto de Estudio de este Informe (cuya primera entrada podéis ver aquí) sobre el ajuste/desajuste entre la estructura de ocupaciones y el nivel educativo, apuntan que la mayoría de los trabajadores más cualificados (titulados universitarios) se concentran en ocupaciones de acuerdo a su nivel de formación, (72´5% aproximadamente) situándose por encima de la media española (59%) pero por debajo de la media de la OCDE (79%).

Otro dato de relevancia es que el 61´1% de los trabajadores que trabajan en la categoría de Dirección de las empresas y de las administraciones públicas y el 62,2% de los trabajadores cualificados que trabajan como técnicos y profesionales de apoyo no tiene titulación universitaria.

Pero lo que más destaca es que en la categoría de dirección de las empresas y de la Administración pública, el % de universitarios se sitúa en el 9`4.
Finalmente un 18% de titulados se ocupan en puestos de menor nivel de cualificación.

Para los autores de este informe, son cuatro los ejes a abordar para una apropiada adecuación entre el sistema de educación y el sistema socioeconómico:


– El desarrollo de competencias básicas y profesionales.
– El sistema de transferencia de Información en materia de evolución del empleo y de cualificaciones (Observatorio para el empleo).
– Formación Flexible y accesible.
– La actualización rápida de títulos y de cualificaciones.

Nos recuerdan que la adecuación del Sistema Educativo a la cambiante realidad socioeconómica es, a la vez, una necesidad y una exigencia de la Sociedad. Sin embargo si bien la adecuación es una necesidad y una exigencia, este informe nos recuerda que la educación tiene un objetivo que excede el de la empleabilidad y unos “tempos” diferentes al que requiere el mercado de trabajo; y que por ello y en sentido general, el ajuste simple y perfecto entre educación y empleo resulta una tarea muy difícil y complicada.

En cualquier caso, hay que evitar la paradoja de que haya personas en situación de desempleo y a la vez, necesidades insatisfechas de incorporar a trabajadores preparados.

Queremos terminar esta entrada presentando el Decálogo de propuestas de mejora para aumentar la eficiencia del Sistema Educativo, que se nos ofrece desde el CES:

1. Aumentar la relación entre Centros de Formación y Universidades con el entorno socio-económico y potenciar la Orientación integral (para la formación y para el empleo)muy basada en la realidad.

2. Eficacia del Sistema de Transferencia de Información (Observatorio para el empleo) y la prospectiva que el mismo realice.

3. Reducir el porcentaje de población con bajos niveles de cualificación e incrementar el de los niveles secundarios post-obligatorios; lo que conllevará, a su vez, la necesidad de diversificar y flexibilizar los itinerarios formativos y las pasarelas entre trabajo y formación.

4. Reducir la inadecuación, el fracaso y el abandono escolar.

5. Potenciar las competencias básicas y profesionales y completar la formación con fórmulas tipo Formación en el Centro de Trabajo que permitan disponer de personas con las competencias básicas necesarias para encajar con rapidez en un primer empleo y adaptarse con facilidad ante situaciones cambiantes.

6. Potenciar las especialidades técnicas y científicas y tener en cuenta el carácter multidisciplinar de muchas áreas de conocimiento.

7. Primar el aprendizaje de idiomas extranjeros.

8. Potenciar la Formación para el empleo (continua y ocupacional) flexible y accesible, basada en necesidades reales del sistema económico.

9. Simplificar y agilizar el mecanismo actual de identificación y reconocimiento de cualificaciones para dar respuesta (proactiva y/o reactiva) a las necesidades competenciales del mercado de trabajo.

10. Y finalmente, reflexión – respuesta sobre el sistema universitario y ciertas demandas presentes y futuras.

4 comentarios

  1. Un decálogo muy adecuado, desde el punto de vista educativo. Pero la alta cifra de paro tiene que ver más con problemas estructurales de la economía que con la formación de los jóvenes. Aunque lo deban facilitar las instituciones, es necesario un gran esfuerzo e iniciativa emprendedora e innovadora del sector privado para crecer en calidad y en cantidad. "Crear riqueza" pero no para unos pocos…

  2. Por otro lado, me gustaría destacar que los jóvenes se hacen adultos antes de obtener su primer puesto de trabajo, lo cual me parece una aspecto a tener muy en cuenta tanto desde el punto de vista educativo, como desde las políticas de empleo. El trabajo es necesario antes de los 20 años, ya que inculca unos valores que humanizan a los jóvenes y ciertamente se hace más adultos, respetuosos y competentes.

  3. ¿La serie de artículos continúa? ¿Habrá tercera parte?

No se admiten más comentarios