La gobernanza económica europea: ¿dónde queda la dimensión social?

Desde la crisis de Grecia, la Unión Europea ha estado trabajando en una arquitectura integral de gobernanza europea. Se quiere que la política común en la Unión Monetaria esté respaldada por una coordinación más sólida en materia de política económica y fiscal. El objetivo es que todos los Estados de la UE alcancen una mayor competitividad y cuenten con una mayor disciplina presupuestaria. Pero en este empeño, la política corre el riesgo de debilitar la cohesión social en la UE.

Cada vez son más numerosas las voces que advierten de que la crisis de la deuda amenaza en Europa con convertirse en una crisis social masiva. Durante la fase inicial de la crisis bancaria mundial, una gran parte de los afectados pertenecía a la clase media baja y las perspectivas laborales han empeorado considerablemente sobre todo para los jóvenes. En la segunda fase de la crisis de la deuda estatal, este círculo de afectados alcanza a funcionarios, pensionistas y grupos socialmente marginados, así como a los grupos con niveles de ingresos más bajos, destinatarios de los servicios sociales públicos. Estos grupos deberían encontrarse, sin duda, en el centro de la diana del programa de la nueva gobernanza económica europea.

Europa 2020: Prioridades de crecimiento y objetivos fundamentales
Tres prioridades de crecimiento
Crecimiento inteligente
Desarrollo de una economía basada en el conocimiento y la innovación
Crecimiento sostenible
Promoción de una economía más respetuosa con los recursos, más ecológica y competitiva
Crecimiento integrador
Promoción de una economía con un alto grado de empleo y una marcada cohesión social y territorial
Cinco objetivos fundamentales para la UE
Empleo
Aumento hasta el 75% de la tasa de empleo en la población entre 20 y 64 años de edad.
Innovación
Dedicación del 3% del PIB de la UE a inversiones en innovación, investigación y desarrollo
Protección del clima y energía
Reducción en un 20% de las emisiones de CO2 con relación a 1990, incremento del porcentaje de energías renovables hasta un 20% de la energía consumida, aumento en un 20% de la eficiencia energética
Formación
Reducción a menos del 10% de la tasa de abandono escolar, incremento hasta 40% de la proporción de personas entre 30 y 34 años que poseen formación universitaria.
Integración social
Reducción en 20 millones del número de personas afectadas o amenazadas por la pobreza o la exclusión social.
Fuente: Comisión Europea
I Entre la crisis de la deuda y la crisis social
II Perspectiva
III Aspiraciones y realidad
IV Recortes en el gasto
V En la cuerda floja

No se admiten más comentarios