• Blog Construyendo Capital Humano

    Blog Construyendo Capital Humano

Cómo la Universidad de Stanford estimula a científicos que quieren cambiar la forma en que los estudiantes aprenden

(Del artículo de Vicky Stein, graduada en Ecología y Biología Evolucionaria, que trabaja en el Servicio de Prensa de la Universidad de Stanford)
 
La Universidad de Stanford, situada en Silicon Valley y tercera en el ranking mundial de universidades, tiene un programa llamado “Profesores HHMI” (Howard Hughes Medical Institute), que permite a investigadores científicos transmitir la emoción de la ciencia a los estudiantes de pregrado. Los profesores elegidos modelan una reforma fundamental de la manera por la que la ciencia de pregrado se enseña en las universidades de investigación a través de una enseñanza innovadora que muestra el rigor y el valor de la investigación científica. Los profesores del HHMI se comprometen a ampliar y mejorar las oportunidades de investigación para estudiantes de pregrado y se les anima a compartir ideas y colaborar con sus compañeros para mejorar la educación científica.
 
(Vista parcial del Campus de Stanford)
 
Este año 2017 dos profesores de Stanford, Elizabeth Hadly y Carl Wieman, han sido seleccionados como Profesores del Instituto Médico Howard Hughes (HHMI). Cada uno recibirá una subvención de 1 millón de dólares para promover durante los próximos cinco años sus innovaciones en la educación científica de pregrado. Ambos han creado planes interdisciplinarios que alejan a los científicos de pregrado de sus clases y los alientan a desarrollar habilidades para resolver problemas del mundo real.
 
Elizabeth Hadly, Profesora de Biología Medioambiental, quiere cambiar la experiencia de pregrado de Stanford enviando más estudiantes al extranjero para experimentar el trabajo de campo en pequeños grupos.
Espera armarlos con las habilidades que necesitarán para abordar los versidproblemas ilimitados del cambio ambiental global fomentando la comprensión y la interdependencia creada por los viajes y la exploración.
 

Para Hadly la mejor manera de presionar a los estudiantes para que piensen de manera amplia y en todas las disciplinas es alentar a grupos pequeños de estudiantes a experimentar juntos el trabajo de campo: darles “experiencias extraordinarias en lugares extraordinarios”.

Solo cerca del 60 por ciento de nuestros estudiantes van al extranjero, y
la mayoría de los estudiantes van a uno de nuestros programas de estudio en el extranjero. Aunque hay excepciones, tienden a estar en países europeos muy similares al nuestro
“, dijo Hadly. Tiene la intención de ampliar las oportunidades de estudio de sus estudiantes en el extranjero en grupos pequeños
en estancias en países que actualmente no se ofrecen como programas de Stanford. Hasta ahora, se ha asociado con lugares en India, México, Brasil y varios países de África. “Esperamos conseguir sumergirnos más en otra cultura, donde no solo proporcionamos información a esa cultura, sino que esa cultura nos proporciona información“, dijo.

Hadly señaló que este tipo de experiencias de campo a menudo tienen un coste prohibitivo para los estudiantes de entornos menos privilegiados. La subvención HHMI ayudará a muchos de esos estudiantes a viajar al extranjero.
 
El programa de Hadly aborda la diversidad desde muchos ángulos diferentes: el de los estudiantes que van al extranjero, de las ubicaciones y las comunidades donde se integrarán, y de las disciplinas de las ciencias y las humanidades. “Tenemos un mundo que está cambiando más rápido que nuestra forma tradicional de formar estudiantes a través de disciplinas singulares”, dijo. Espera comenzar con estudiantes del primer año en Stanford, enseñando un curso que insta a los estudiantes a colaborar a
través de las humanidades, las ciencias sociales y las STEM (Science,
Technology, Engineering & Mathematics).
 
“Mi objetivo principal para todo el alumnado”, dijo Hadly, “es que comprenderán y apreciarán, de una manera profunda, por qué una diversidad de temas, personas, líderes del pensamiento, culturas y conjuntos de habilidades son básicamente la forma por la que tenemos que acercarnos al futuro del planeta”.
 
Carl Wieman, Profesor de Física y Educación, espera crear una nueva generación de científicos, ingenieros y doctores profesionales adaptables, que estén mejor preparados para resolver nuevos problemas en sus lugares de trabajo en lugar de limitarse a realizar pruebas rutinarias en el aula. Su subvención apoyará los esfuerzos en al menos cinco escuelas diferentes de Stanford para desarrollar evaluaciones y herramientas que ayudarán a los estudiantes a aprender a tomar nuevas situaciones con calma.
 
En asociación con hasta cinco otras escuelas de Stanford, Wieman quiere crear una nueva forma de evaluar si las clases preparan a los estudiantes para pensar de forma innovadora.
 
Para prosperar en el puesto de trabajo no se trata de saber muchos hechos”, dijo Wieman. Más allá de los fundamentos, los detalles no son tan importantes porque generalmente se enseñan en el trabajo. Pero a través de las disciplinas, lo que importa es cómo los trabajadores responden a problemas que se salen de su quehacer cotidiano. También dijo: En medicina, tener la habilidad de reconocer que el centésimo caso tiene una anomalía importante y no es solo una ligera variación en los otros 99 casos: esa puede ser la diferencia entre salvar a las personas o que se mueran“. En una línea similar dijo “los desastres en plantas de energía nuclear son excelentes ejemplos de personas que siguen ciegamente los procedimientos sin reconocer dónde esos procedimientos ya no se aplican, y pasan por alto los factores críticos”.

Colaborando estrechamente con Dan Schwartz, Decano de la Graduate School of Education, Wieman trabajará para crear nuevos tipos de pruebas que determinen en qué medida los estudiantes de Stanford pueden responder a nuevas situaciones y nuevos problemas en una variedad de campos, y luego explorar formas de enseñar estas habilidades de adaptación de manera más efectiva. “Ninguna instrucción puede preparar a las personas para cada situación a la que se enfrentarán“, dijo Schwartz. 

¿Qué tipo de instrucción puede prepararlos para continuar aprendiendo una vez que abandonan el aula? Es poco probable que la enseñanza tradicional del estilo de conferencias sea la solución, han dicho Wieman y otros antes ya. Con la subvención HHMI, él y Schwartz intentarán medir y mejorar hasta qué punto los graduados de Stanford están preparados para enfrentar desafíos nuevos e inesperados en sus campos.

El programa de Stanford podría resumirse con la expresión anglosajona “To think outside the box” (Pensar fuera de la caja), una metáfora que significa pensar diferente, de manera no convencional o desde una nueva perspectiva.

René Aga

Sobre nosotros René Aga

Senior socio de SECOT en Bilbao, Seniors para la Cooperación Técnica, Voluntariado de asesoramiento empresarial, del emprendimiento y profesional. Administrador y co-editor de la página web y blog de SECOT Bizkaia/Vizcaya Colaborador de la Fundación Novia Salcedo y miembro externo de su ICARO Think Tank; Autor en el blog "Construyendo Capital Humano" Propietario y editor del blog "Desde la Educación hasta la Innovación" Administrador del blog "Compromisos Cristianos ante la Crisis"   Más aquí: https://marismeno.blogspot.com.es/2014/02/soy-de-donde-soy-o-soy-de-donde-estoy-o.html  y aquí: http://e2i.blogspot.com.es/p/el-autorthe-author.html

No se admiten más comentarios