Las universidades, en estado de revista

El diario El País publicó hace unos meses una serie de artículos analizando
la situación en las universidades españolas. A través de diferentes apartados
trató desgranar los varios problemas que acucian a las instituciones públicas
educativas y que, a veces, han sido motivo de discusión entre diferentes
actores implicados en las entidades académicas.
La apertura a esta serie de
reportajes se ha producido con un déficit que se ha mencionado por los expertos
académicos en diferentes ocasiones; la endogamia entre el profesorado. Y es que
aquellos jóvenes que decidan optar por completar todo el recorrido que deben
hacer los investigadores, deben de tener en cuenta que existen varios factores que
pueden frenar o desacelerar sus metas, además de las pocas ocasiones que
brindan a los jóvenes científicos carentes de ‘padrinos’ o cuya red clientelar
no logra acceder a los puestos de mando de las universidades.

‘Homo endogámicus’
Según el estudio publicado por El País, el 73% de los docentes hicieron
su doctorado en la misma universidad donde actualmente trabajan. Además el
artículo desgrana diferentes indicadores que dan fe de lo retrógrado que se
encuentran las instituciones mencionadas. Como por ejemplo los sucesos
acaecidos en torno a este problema endogámico donde el clientelismo –sanguíneo
o no-,  ha sido una pauta frecuente.
También que España no ha tenido un premio nobel desde 1906 (Ramón y Cajal) –el
polo opuesto es el Trinity College de
Cambridge con 32- o, el caso de las patentes donde en 2010 España patentó 401
en comparación con un único profesor que realizó 811 patentes.
Esto se refleja en el ranking
internacional que cataloga las mejores universidades del mundo. Sólo la de
Barcelona está entre las mejores 200 del mundo. El resto se diluye entre los
miles de centros educativos del mundo.
En Estados Unidos estas prácticas
se asociaron rápidamente (1909) a la baja productividad entre universidades. El
debate se amplió a toda la nación y en poco más de medio siglo no hizo falta
ley alguna que regulase la endogamia, excepto en algunos estados del sur.
Uno de los ámbitos donde más
hincapié hacen los expertos es la baja competencia entre las universidades
públicas españolas. Lo hacen en términos de precios y cercanía geográfica pero
no en cuanto a la mejor formación. Si se fomentase la competencia entre ellas,
esto ayudaría a abandonar las tentaciones localistas de los jóvenes que,
preferiblemente, siempre miran por la universidad más cercana por comodidad.
Otro de los puntos manifiestamente mejorables en las universidades son las
contrataciones abiertas. Según los expertos los obsoletos sistemas de
puntuación como la ANECA, tienden al clientelismo con todas las consecuencias
que conlleva.
En definitiva, siempre se ha
hablado de la educación como el primer paso para no acabar ahogados en el fondo
del mar. Los anquilosados sistemas actuales, que dieron sus frutos hace ya
algunos años, exigen cambios para no quedar regazados respecto a los países avanzados.  La educación como otras tantas veces se ha
dicho, es clave. Las universidades tienen que ofrecer los mejores resultados
posibles. A lo largo de mi licenciatura, todo lo mencionado pude escucharlo en
boca de algunos de mis profesores, curiosamente aquellos que habían realizado
sus estudios fuera de los muros de la facultad.

¿el oasis vasco?
El fenómeno endogámico tampoco se
libra de las Provincias Vascas. No se basa en ninguna encuesta, cualquier
usuario Linkedin podrá comprobar los datos que aquí arrojaremos. En primer
lugar es preciso recalcar que las cifras no son oficiales, pero nos acercan a
una realidad inevitable.
Dentro de las herramientas que
nos ofrece la conocida red social de Linkedin, existe un apartado donde las
universidades pueden publicitar sus servicios. Además existe la posibilidad de
conocer dónde han acabado los alumnos que han pasado por las universidades. Los
datos son, cuanto mínimo, curiosos.
La UPV-EHU tiene miles de ex alumnos en la red social pero, en el
primer puesto y con diferencia del segundo, están los propios alumnos (más de
500) que han acabado en la misma universidad en la crecieron académicamente. En
segundo lugar están los ex alumnos que concluyeron sus estudios y acabaron en
Osakidetza (casi 300).
La Universidad de Deusto es una de las más prestigiosas
instituciones  que existen actualmente en
España. Sus alumnos han copado los cuadros dirigentes de las grandes empresas e
instituciones públicas, entre ellos Ortega y Gasset. En Linkedin podemos
encontrar que en primer lugar, se encuentra el gigante financiero del BBVA con
más de 200 alumnos en su haber. En segundo lugar está la consultoría PwC con
casi 200 alumnos también.


Mondragón Unibertsitatea, sin duda, era inevitable que fuese Fagor
la primera destinataria en materia de alumnos con casi 100 alumnos. En segundo
lugar, Ikerlan (i+d) con 43.

Un comentario

  1. Sería interesante tener un análisis facultad por facultad, o por disciplinas. Las excelentes universidades tienen fuertes lazos o integración con la empresa privada y sus profesores son requeridos por las empresas como consultores científicos o técnicos, y a su vez los profesionales de las empresas participan en actividades de la universidad o para ampliar su formación científica o técnica. Las universidades deben vivir con las empresas y vice versa. Muchas empresas nacen en la misma universidad, las llamadas "spin off". Que los doctores tengan una salida en la empresa depende mucho de esta interacción.

No se admiten más comentarios