¿Qué llevas contigo de tu formación? Una pregunta y tres respuestas

Has estudiado una carrera a la universidad. Quizás tienes un empleo que es una continuación profesional de tus estudios. Pero en muchas ocasiones no es así y sigues caminos distintos. ¿A qué te ha servido entonces esta formación? ¿Te sigue sirviendo para algo?
¿Qué llevas contigo de tu formación? Es la primera de dos preguntas que Ine Van Houdenove, periodista de Dagkrant (periódico de la Universidad Católica de Lovaina, KU Leuven – KUL) hizo a los tres galardonados con el Premio Alumnus otorgado por primera vez por Classici Lovanienses, la asociación de antiguos estudiantes de las ramas Latín, Griego e Historia de la Antigüedad a esta universidad. El premio se concede a un antiguo estudiante por sus méritos. Los tres premiados son Luc Rombouts (48 años), Joris Tulkens (66 años) y Koert Debeuf (37 años). La entrega del premio será el 2 de abril en Lovaina en el bar Stuk (“Trozo”).
Luc Rombouts estudió filología clásica seguida de un MBA, y ahora trabaja en el sector de seguros. Pero toca ya es desde hace veinte años el carrillón y es más conocido como el músico que toca cada martes el carrillón de la Biblioteca Central de la Universidad atreviéndose con música moderna. También toca el del Gran Beaterio (Groot Begijnhof) de Lovaina el carrillón de la ciudad de Tienen. Ha dado recitales de carrillón en la mayoría de los países europeos y los EEUU donde disponen de este instrumento. A la pregunta ¿Qué te llevas contigo de tu formación? responde: “La formación en las letras te enseña manejar tu idioma – estructurar, sintetizar – pero tanto trabajar de forma analítica como ver contextos más amplios. Para el que se interesa a la literatura, la filología clásica es la base ideal: esto es por de pronto un vacío (de alto umbral) que ya no debes llenar después”.
Joris Tulkens ha estudiado filosofía y filología clásica. Ha sido fue profesor de griego durante muchos años antes de convertirse en escritor sobre temas de humanismo, con muchos libros en su bibliografía. A la pregunta de Ine Van Houdenove responde: “He sido profesor de griego con mucho gusto. Pero también como escritor tengo mucho que agradecer a mi formación: estás influenciado tanto en el contenido como en el estilo. Amo sobre todo a Sócrates (ver la imagen) – por su idea – y de Tácito, quien con tres palabras era capaz de esbozar una escena. Y gracias a mi formación puedo leer en latín las cartas de humanistas del siglo dieciséis en las que están basados mis libros históricos. Con mis propios ojos, como diría Erasmo. Además está también la formación que el estudio del latín y del griego – como sistema lingüístico – me han procurado: el ojo por el detalle, el sentido crítico frente a la primera impresión, la resistencia a la tentación de la retórica”
Después de haber estudiado historia antigua, Koert Debeuf se dedica a la política contemporánea. Ha escrito discursos para el ex primer ministro de Bélgica Guy Verhofstadt y actualmente es jefe del gabinete y portavoz de Vehofstadt en el Parlamento Europeo. Su contestación a la pregunta ¿Qué te llevas contigo de tu formación?: “La historia antigua te aporta una cultura general, abarca un periodo de más de siete mil años. Y si además estudias los antiguos griegos en el primer siglo antes de Cristo, observas que las leyes de la convivencia y de la política siguen siendo las mismas: leyendo a Livio adquieres también un entendimiento mejor de la política contemporánea. El estar concentrado durante horas en las construcciones de frases complejas, te ayuda de expresarte con mucha precisión: la palabra exacta en el lugar exacto. Como escritor de discursos y de otros textos es muy práctico tener en tu cabeza una biblioteca con frases bonitas – aunque no me gusta del todo repartir citas. Pero te da el olfato de cuáles son las frases que quedarán pegadas. Aparte de esto tienes desde nuestra formación la tendencia de buscar la base de un problema: solo puedes solucionar algo si sabes lo que hay detrás.”
Estas cosas se aplican no solo a los que han estudiado los clásicos. Le pasan también a muchos otros, como a este que, habiendo tenido una formación científica después de estudiar latín y griego en el colegio, ha trabajado como investigador y en la industria, y está ahora escribiendo un post sobre gente de historia y de letras en un blog como este. En los tiempos aquellos internet no existió…
Una moraleja: Como nunca sabes lo que el futuro te va a dar, haz en cada momento lo que te ilusiona y lo que sabes hacer bien. El resto vendrá. Lo que serás y lo que harás dependerá de ti, de tu entorno y de las circunstancias y oportunidades que se presenten. Lo importante para ser feliz es disfrutar de tu trabajo.

No se admiten más comentarios