Una estrategia para la modernización de las universidades

La Estrategia Universidad 2015 es una iniciativa coordinada entre el Gobierno de España, las Comunidades Autónomas y las propias universidades encaminada a la modernización de las universidades españolas mediante la promoción de la excelencia en formación e investigación, la internacionalización del sistema universitario y su implicación en el cambio económico basado en el conocimiento y en la mejora de la innovación. La iniciativa pretende mejorar la formación y la investigación universitarias para adecuarlas a las necesidades y demandas sociales y al contexto internacional. En este sentido, la Estrategia Universidad 2015 busca situar a nuestras mejores universidades entre las 100 primeras de Europa, promover los campus universitarios españoles globalmente más competitivos entre los de más prestigio y referencia internacional y ayudar a todo el sistema universitario español a mejorar la calidad de su oferta y a promover la eficiencia y eficacia docentes e investigadoras mediante la concentración de objetivos y esfuerzos.Esta Estrategia tiene como punto de partida el pleno desarrollo del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) en España, a partir de la promulgación del Real Decreto 1393/2007 de ordenación de las enseñanzas. Tiene, a su vez, un horizonte más amplio y ambicioso con la mirada puesta en el año 2015.

La Universidad de Bolonia, fundada en 1088
El principal objetivo es lograr mejores universidades, con un sistema formativo y unas actividades de investigación y transferencia de conocimientos de calidad y competitivas en el panorama europeo e internacional. Unas universidades más cercanas a las necesidades de la educación universitaria no universitaria y la formación profesional, e implicadas también en la mejora de la educación superior. Al mismo tiempo se pretende reforzar el carácter de servicio público de la educación superior e incrementar el valor social y el conocimiento que se genera en la Universidad a favor del progreso, el bienestar y la competitividad. Para ello es necesario un sistema universitario mejor financiado, con estructuras de gobernanza modernas y ágiles, así como políticas que favorezcan la diferenciación, la especialización y la excelencia en el panorama internacional.

No se admiten más comentarios