• Blog Construyendo Capital Humano

    Blog Construyendo Capital Humano

Un “techo de cristal” para los jóvenes

En
un reciente artículo de ‘El
Confidencial’
publicado por Esteban Hernández, se afirma que los jóvenes
tienen que afrontar una cruda realidad: la existencia de un ‘techo de cristal’
en las diferentes corporaciones. Otros aseguran que más que un techo se trata
de una gran losa. Esta expresión se utilizó hace ya unos cuantos años, para manifestar
la evidente dificultad para acceder a
cargos directivos por parte de las mujeres
. Actualmente parece que ese
hándicap afecta a otro colectivo en el caso de España: los jóvenes. Se deben
enfrentar a una auténtica odisea, un tope
laboral
imposible de sobrepasar con independencia de los méritos
acumulados.
Definitivamente
día tras día se demuestra en este país que el acceso a la cúspide empresarial
es una aspiración imposible y los
pocos que lo han logrado han realizado una labor titánica para conseguirlo. La cúpula
de la mayoría de las compañías está cerrada a cal y canto. Esta ha sido una
tendencia que se ha intensificado a causa de esta larga crisis y ha generado un
‘cuello de botella´. Muchos cargos
intermedios bien preparados y con cierta experiencia –algunos de ellos jóvenes-
se agolpan a las puertas de este gran muro conformado por la directiva. Los
gestores de recursos humanos tratan de aliviar esta creciente resignación con
una movilidad horizontal en la
empresa que no termina de convencer.
Una imagen que simboliza la situación actual de los jóvenes. /Finsi
El rechazo
extendido a otros ámbitos

Este
techo de cristal se ha construido a lo
largo de la última década en España
. Esta utopía que supone para el joven
llegar a lo más alto, no concierne exclusivamente a las empresas. En el ámbito
político esta realidad quedó patente cuando un buen número de jóvenes quisieron
emprender una trayectoria política. Fueron dejados en la estacada por las
diferentes formaciones que conforman el hemiciclo. El dato es demoledor: de los
350 escaños, sólo 4 son ‘veinteañeros’ y
27 parlamentarios tienen menos de 35 años
. La media de edad del parlamento
según fuentes oficiales es de 53 años.
En
lo referente al ámbito académico,
por todos es sabido de la dificultad histórica de acceder a esta institución.
El caso de la universidad es sintomático, los investigadores se dedican a
producir el máximo número de publicaciones posibles con continuas referencias a
los catedráticos, sin permitir que los jóvenes accedan a este mundo, sólo una
gran minoría lo consigue. Según las propias palabras de Esteban Hernández: “el
mayor cambio en la política española de los últimos años haya venido dado por
profesores de ciencia política que habían sido sucesivamente rechazados por el
 establishment científico y por el
político”.
En los
próximos días tendrá lugar en Murcia un congreso
organizado por el CENDEAC
– Centro de Documentación y Estudios Avanzados de
Arte Contemporáneo- conformado por jóvenes pensadores nacidos después de 1975 y
de diversa identidad política como Juan
Ramón Rallo
, Iñigo Errejón, César Rendueles… Se trata de un replanteamiento
del futuro del país y lanzar un puñado de ideas que ayuden a construir el
relevo generacional y a desterrar la idea del citado ‘techo de cristal’.
Por el momento el panorama para
los jóvenes no es nada alentador
: el acceso al primer empleo es complicado,
a la vivienda –actualmente se podría considerar un auténtico milagro- y el bajo
salario con el que se remunera el trabajo. No obstante, se podría utilizar este
contexto de crisis, para revertir la
situación y establecer un cambio de paradigma
. Aprovechar esta crisis para
introducir a los jóvenes en el aparato productivo y así hacer frente a las
dificultades utilizando su conocimiento y pensamiento innovador.

Un comentario

  1. “Esta expresión se utilizó hace ya unos cuantos años, para manifestar la evidente dificultad para acceder a cargos directivos por parte de las mujeres. Actualmente parece que ese hándicap afecta a otro colectivo en el caso de España: los jóvenes” escribe el periodista. ¿Está comparando mujeres de cualquier edad y experiencia, con jóvenes con pocos años de experiencia en la empresa? Cuando yo era joven, tampoco se accedía rápidamente muy joven a un puesto directivo, y menos a la “cúpula”. Yo creo que el problema no es este. El problema es que el paro toca a todos, y hay también a mucha gente de edad media que era ejecutivo o directivo y que perdió su trabajo por el cierre de una empresa, y que se encuentra ahora en el paro o ha tenido que emigrar a otro país porque aquí solo contratan a personas menores de 35 años. Lo puedes ver en los anuncios del periódico y lo sé por una reciente experiencia. El problema real, principal y crucial es la falta de empresas, empresas que contratan a gente. Porque si había más empresas habría también más directivos. No creo que sin este problema general de empleo los jóvenes tendrían menos posibilidades de acceder a un puesto ejecutivo que antes. Presentarlo generalizando como si los de arriba no quieren que suban los jóvenes es un error.

No se admiten más comentarios