• Blog Construyendo Capital Humano

Futurework (II)

Continuamos con la segunda parte de la transcripción del Informe “Futurework:
Tendencias y Retos para el trabajo en el s.XXI”
que ya presentamos aquí.
Hoy centrándonos en el reto de cómo mantenerse cualificado, no quedar atascado
en la nueva economía:
“Nuestra
nación está disfrutando de las altas tasas de crecimiento de la productividad
gracias en gran medida a la innovación tecnológica. La continuación de esta
tendencia conducirá previsiblemente a unos mayores ingresos y mejores niveles
de vida para ayudar a más estadounidenses que necesitan seguridad económica.
Durante
la administración Clinton-Gore, se crearon más de 19 millones de nuevos puestos
de trabajo, con una tasa de crecimiento de más del doble que en la década
anterior. Las industrias de alta tecnología representan un millón de estos
nuevos puestos de trabajo. El comercio electrónico generó 300.000 millones de
dólares en ingresos el año pasado, lo que lo aproxima al tamaño de la industria
del automóvil.
Los
salarios medios reales en las industrias de alta tecnología aumentaron un 19
por ciento desde 1990, en comparación con un aumento medio del 5 por ciento
para el sector privado en su conjunto. El trabajador medio de alta tecnología cobra
el 78 por ciento más que el promedio de un trabajador que no se encuentra en
el sector.
Incluso
para aquellos trabajadores que no se sientan delante de un ordenador o
programan un robot, más y mejor tecnología puede significar una mayor
productividad y salarios más altos.
La
tecnología también ha cambiado el trabajo tal como lo conocemos. Por ejemplo,
la tecnología de asistencia ha abierto nuevas oportunidades para las personas
con discapacidad. Desde grandes monitores de pantalla a voz, software de
reconocimiento, teclados alternativos y sistemas de telecomunicaciones, la
tecnología implica también una eliminación de barreras para las personas con
discapacidad.
Pero
la tecnología combinada con la agudización de la globalización también presenta
nuevos retos. A pesar de que aumenta el número de empleo con alta remuneración,
los empleos poco cualificados son cada vez más difíciles de encontrar. La
globalización ha hecho que sea más fácil para las empresas elegir los
trabajadores poco cualificados en otras partes del mundo. Y la tecnología ha
hecho que muchos puestos de trabajo  queden obsoletos en  nuestro país.
Nueva
economía, nuevo reto
Todos
estos factores han contribuido al aumento de la desigualdad en el mercado
laboral de Estados Unidos. Desde finales de 1970 hasta mediados de la década de
1990, la brecha de ingresos entre los asalariados superiores e inferiores
aumentó sustancialmente.
Aunque
la tendencia de aumento de la desigualdad que se produjo durante casi dos
décadas, finalmente comenzó a revertirse finales de 1990, la actual brecha de
ingresos es mucho más grande de lo que era hace 20 años. De acuerdo con la
Oficina de Estadísticas Laborales, los ingresos reales de los trabajadores en
el grupo inferior cayeron un 22% por ciento durante este período.
Algunos
trabajadores de mediana edad están perdiendo la seguridad que una vez tuvieron.
Durante la primera mitad de la década de 1990, la permanencia en el empleo de
los trabajadores mayores de sexo masculino disminuyó. A loos trabajadores
desplazados con un nivel formativo mayor les fue considerablemente mejor que
aquéllos con menor nivel educativo.
Los
trabajadores que deseen subir más alto, necesitan habilidades y entrenamiento
para hacerlo.
Las
habilidades son el ticket (para el viaje)
En
una economía basada en la información y en las competencias el conocimiento
implica crecimiento.
Mientras
que muchos trabajadores continuarán en ocupaciones que no requieren una
licenciatura, los mejores trabajos serán aquellos que requieren una alta
educación y formación. De hecho, las 20 ocupaciones con mayores ingresos
requieren por lo menos una licenciatura. En todos los sectores económicos las
ocupaciones que requieren un título universitario están creciendo dos veces más
rápido que los demás.
En
1979, el graduado universitario promedio obtuvo unos ingresos del 38% más que
el promedio de graduados de la escuela secundaria. Hoy, es el 71%.
Los
salarios reales de los hombres sin educación post-secundaria han disminuido
significativamente en los últimos 20 años. Los hombres con sólo un grado de
secundaria han visto caer sus salarios en casi una quinta parte mientras que
los salarios de aquéllos sin finalizar la secundaria se han reducido en casi un
tercio desde 1979.
Dos
de cada tres graduados de secundaria van a entrar a la universidad este otoño.
Pero no todo el mundo tiene la misma oportunidad. Menos del 10 por ciento de
los adultos con discapacidad se han graduado de la universidad, una tasa
alcanzada por la población en general, hace 30 años. El porcentaje de adultos
con discapacidades que no han terminado la escuela secundaria es más del doble
que la de los adultos sin discapacidad.
En
1997, por primera vez, las tasas de graduación de la escuela secundaria para
jóvenes afroamericanos y los blancos fueron estadísticamente a la par (86 % y
88 % respectivamente). Los asiático-americanos tienen la tasa más alta, con el 90
%. Las tasas de finalización de la escuela secundaria fueron mucho menores (62%)
en los jóvenes hispanos, el segmento de más rápido crecimiento de la población.
Cada
día más afroamericanos, blancos e hispanos asisten a la universidad. Sin
embargo, los afroamericanos y los hispanos siguen a la zaga en la asistencia a
la universidad. Esto significa que estos grupos minoritarios no tienen acceso a
muchas de las habilidades y competencias que la educación superior proporciona.
Las competencias
incluyen habilidades cognitivas y habilidades de comunicación, así como las
credenciales de educación y habilidades relacionadas con el trabajo. En muchos
casos, hay un desajuste entre las competencias que los solicitantes tienen y
las que los puestos de trabajo requieren.
Una
encuesta de 1996 de la Asociación Americana de Gestión de empresas de tamaño
medio y grande encontró que el 19% de los solicitantes de empleo carecía de las
habilidades necesarias para los trabajos que solicitaban, especialmente en matemáticas
y lectura. Ese porcentaje aumentó a casi el 36 %en 1998, reflejando
probablemente que los mercados laborales cada vez son más estrictos y  aumenta rápidamente la demanda de
competencias.
América
no se enfrenta a una escasez de trabajadores, sino una escasez de personal
calificado. El reto es invertir en los trabajadores que ya están participando
en la fuerza de trabajo, y para identificar e impulsar las capacidades.
Preparados
no “jobsolete”
Ya
sea mediante el empoderamiento de los trabajadores con las habilidades de
vanguardia de alta tecnología o ayudando a los jóvenes al inicio de la carrera
profesional, el reto fundamental es dotar a todos los estadounidenses de las
herramientas necesarias para tener éxito en esta nueva economía . Tenemos que
asegurarnos de que ningún trabajador se convierte en “jobsolete.”
La
demanda de competencias está provocando cambios en la forma en que algunos
sindicatos y empleadores participan en la negociación colectiva. La tecnología y
las habilidades necesarias para dominarla están tomando cada vez más espacio en
la mesa de negociaciones. En algunas industrias, como las telecomunicaciones,
la cuestión no es la seguridad del empleo, sino proporcionar a los trabajadores
en activo de oportunidades de educación y formación para adquirir las
habilidades que necesitan para mantenerse a la vanguardia en el puesto de
trabajo.
Independientemente
de su nivel de competencias es esencial un trabajo decente para todos los
trabajadores. Nadie que trabaje a tiempo completo debería vivir en la pobreza.
El aumento del salario mínimo y la ampliación del Crédito por Ingreso del
Trabajo son dos políticas que han ayudado  en este sentido.

La
negociación colectiva históricamente también ha jugado un papel importante. En
1998, los trabajadores sindicalizados en general ganaron casi un tercio más que
los trabajadores no sindicalizados y tenían más probabilidades de tener seguros
de salud y pensiones. Los trabajadores sindicalizados afroamericanos ganan 45% más
que no sindicalizados afroamericanos. Los trabajadores sindicalizados suelen
tener niveles más altos que los trabajadores no sindicalizados, lo que también
contribuye a sus salarios. Además, un estudio de 1997 encontró que la
productividad en las empresas sindicadas tenían un 10% más de prácticas de alto
rendimiento que las no sindicadas.”

Comentarios cerrados.